La importancia del riego en los #jardínes

Una vez que ha plantado su jardín, nada es más importante que el riego para que el jardín prospere saludablemente.  La importancia del agua en los jardines radica en que cuando se proporciona muy poca agua, las plantas son incapaces de desarrollarse adecuadamente y se vuelven más susceptibles a daños causados ​​por plagas.

Por el contrario demasiada agua puede ser igual de malo, las plantas que se mantienen muy húmedas pueden ser propensas a putrefacción y otras enfermedades.

Falta de agua en los jardines

El agua es capaz de revivir plantas a punto de morir en jardines descuidados, nueve de cada diez veces las plantas vuelven a la vida con solo un poco de agua. Se puede gastar muchos euros en fastuosos jardines, pero sin un riego adecuado, estos jardines se pueden morir de repente.

La importancia del riego en los jardines

 ¿Cuánta agua es suficiente?

En la mayoría de los casos, es aconsejable complementar el riego con agua natural. La frecuencia dependerá si el jardín recibe agua de lluvia periódicamente, si no es así, porque se está pasando una temporada de sequia, o el calor es demasiado, es ideal regar cada día o cada dos días.

Con  24º C, el riego bastaría con ser una vez por semana, pero cuando las temperaturas ascienden a unos 35º C, es posible que tenga que regar tan a menudo como cada día o cada dos días.

Otros factores que influyen en la frecuencia de riego son la naturaleza del suelo, la cantidad de luz solar, lo bien que está acolchado el  jardín y si las plantas están en flor (durante la floración plantas generalmente requieren más agua).

Al regar desea asegurarse de que la tierra esté bien humedecida, por es mejor regar a fondo una vez por semana y dar a su jardín una breve ducha todos los días. Nunca use una boquilla de pulverización en una manguera, ya que el flujo es demasiado fuerte, lo mejor es una niebla.

El mejor momento para regar es por la mañana, y evitar el riego al mediodía, sin embargo la peor hora es probablemente por la noche, ya que deja el follaje húmedo en la noche cuando el moho y los hongos son más activos. Pero nunca deje el jardín reseco o sin riego, simplemente porque usted no puede hacerlo en el momento óptimo del día.

Fuente: JardineriaPro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *