. . .

#Fertilizantes, vitaminas para el campo. Productores invierten en #nutrientes

CIENTOS DE PRODUCTORES INVIERTEN EN NUTRIENTES PARA PODER APROVECHAR LA TIERRA Y SEMBRARLA DURANTE EL TEMPORAL

Un campesino de los Valles Centrales decide sembrar una hectárea de su tierra, sólo para autoconsumo; solicita un apoyo a dependencias gubernamentales, pero las reglas de operación de dependencias como la Sedafpa o la Sagarpa burocratizan el proceso y éste no llega a tiempo. La temporada de lluvias se acerca y no ha podido comenzar a sembrar. Para obtener mayor producción en menor tiempo, recurre a lo que utiliza la mayoría de productores, el fertilizante químico.

Tan sólo para una hectárea, necesitará al menos tres bultos de urea y dos de fosfato de amonio; considerando que el bulto de 50 kilos de urea está a 280 pesos y el de fosfato a 380 pesos, éste tendrá que costear mil 600 pesos de fertilizante para sus cultivos.

COSTOSA INVERSIÓN

Así como éste, existen cientos de casos de productores de las regiones de Oaxaca que deben invertir una notable cantidad de dinero –que en muchos casos no tienen– para poder aprovechar la tierra y sembrarla durante el temporal. Historias como ésta se repiten cada año durante los meses de mayo, junio y julio, tiempo en que los precios de fertilizantes se incrementan proporcionalmente a la cercanía con la temporada de siembra.

Y es que el alza de los precios del petróleo ha ocasionado el encarecimiento de sus productos como la urea, lo cual ha derivado en el incremento del costo de los fertilizantes y a su vez en el de todos los productos agrícolas.

AGRICULTURA SOSTENIBLE

El uso de fertilizantes se ha vuelto indispensable, debido a la baja fertilidad de la mayoría de los suelos para el alto rendimiento y la calidad que se espera hoy en día de los productos, sin embargo, hacer uso adecuado de ellos es importante para una agricultura sostenible.

Don Rogaciano es un campesino de 60 años que trabajó muchos años sin utilizar fertilizantes; ahora los utiliza con mayor frecuencia, pues afirma que aunque en un principio intentó mantener su cosecha con el abono orgánico y otros compuestos similares, el proceso era lento.

Sin embargo, usarlos le ha ocasionado un desajuste en la economía familiar. Su hogar depende del trabajo informal y directamente del campo.

FERTILIZANTES ÚTILES

Un fertilizante es un tipo de sustancia o nutriente, en forma química saludable y asimilable por las raíces de las plantas, para mantener o incrementar el contenido de estos elementos en el suelo.

Las plantas no necesitan compuestos complejos, del tipo de las vitaminas o los aminoácidos, esenciales en la nutrición humana, pues sintetizan todo lo que precisan, pero exigen una docena de elementos químicos que deben presentarse en una forma que la planta pueda absorber. Dentro de esta limitación, el nitrógeno, por ejemplo, puede administrarse con igual eficacia en forma de urea, nitratos, compuestos de amonio o amoníaco puro.

De acuerdo con la organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con éstos se mejora la baja fertilidad de los suelos que han sido sobreexplotados. Acorde con las proyecciones del Banco Mundial, la población del globo aumentará de seis mil millones de personas en 1999 a siete mil millones en 2020. Hasta el 90 por ciento del aumento necesario de la producción de alimentos para dicha población, tendrá que provenir de los campos ya cultivados.

ORGÁNICOS VS QUÍMICOS

Los fertilizantes pueden ser químicos –elaborados con derivados del petróleo–, y naturales obtenidos a partir de productos hechos de forma «casera» como biofertilizantes, compostas y abonos.

El investigador en Recursos Energéticos del Campo Experimental de Valles Centrales del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), Flavio Aragón Cuevas, resaltó que éstos son muy necesarios, pues sin ellos es imposible obtener buenas cosechas.

Mencionó que los químicos han desempeñado un papel primordial en México para elevar la producción, pero deben manejarse adecuadamente, pues para hacer una recomendación correcta –en cuanto a las dosis que debe aplicarse– se debe realizar primero un análisis de suelo, explicó. Lo anterior también ayudará a evitar afectaciones a la flora o el ph del suelo.

LABORATORIO MÓVIL

«En Oaxaca hace falta un estudio detallado, por regiones, no por terrenos, sino por áreas comunes de suelo donde se puedan hacer muestreos estratégicos y así hacer las recomendaciones adecuadas de dosis para que los productores lo apliquen mejor», aseveró.

Dijo que anteriormente, el gobierno del estado, a través de la Sedafpa contaba con un laboratorio móvil para análisis del suelo, sin embargo, en la actualidad se desconoce qué sucedió con él.

Aunque instituciones como el Inifap o universidades hacen trabajos de este tipo, estos estudios generalmente se realizan en laboratorios particulares.

Señaló que un adecuado uso de químicos no dañará la tierra, pues ésta ya se encuentra deteriorada por otro tipo de circunstancias. «Se ha perdido la fertilidad gradualmente, no sólo por la erosión sino porque no tenemos buenas prácticas agronómicas que la detengan. La fertilidad del suelo está en los primeros 30 centímetros, pero llueve y entonces las gotas son como bombas que caen sobre la tierra desnuda, llevándose los nutrientes».

IMPULSO A LOS FERTILIZANTES

Por lo que, señaló, también es necesario darle un impulso a los fertilizantes orgánicos donde sean utilizados excrementos de vaca, de cerdos, de pollos, desperdicios vegetales, paja, estiba de maíz y otros materiales orgánicos, a fin de convertirlos en abono y ser descompuestos antes de su aplicación en el suelo. Con la descomposición del material orgánico fresco, por ejemplo paja de maíz, los nutrientes del suelo, particularmente el nitrógeno, serán fijados provisionalmente.

Aún cuando el contenido de nutriente del material orgánico sea bajo y variable, el abono orgánico es muy valioso porque mejora las condiciones del suelo en general. La materia orgánica también ayuda a la estructura del suelo, reduce la erosión del mismo, tiene un efecto regulador en la temperatura y le ayuda a almacenar más humedad, mejorando significativamente su fertilidad. Además, la materia orgánica es un alimento necesario para los organismos del suelo.

Precios en el mercado

En los locales de la Central de Abasto «Margarita Maza de Juárez», los productores acuden a preguntar y comparar precios. Son pocos los que compran. La mayoría lo hizo antes del temporal. Hoy sólo buscan algunas cotizaciones.

El encargado de uno de los negocios de fertilizantes, químico-agrónomo de profesión, Frederick Jiménez Juárez, asegura que en estos meses es normal que los precios bajen.

Explica que los precios se fijan en función del mercado y la transformación química, pues los costos de los bultos de materiales están directamente relacionados con el precio del petróleo y el dólar.

Por ejemplo, actualmente el bulto de sulfato de amonio -de 50 kilos–, cuesta 198 pesos, el bulto de 50 kilos de Urea vale 280, el de nitrato de amonio tiene un precio de 322 pesos y el fosfato diamónico (18-46) vale unos 380 pesos.

NoticiasNet.mx

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *