10 flores que no son lo que parecen

Las flores tienen formas de lo más caprichosas: unas veces por azar, otras con intención de engañar a los insectos o pasar desapercibidas.

La orquídea pato, una flor de altos vuelos

Diez flores que no son lo que parecen

MacChristiansen
¿Un pato o una flor? las orquídeas son expertas en imitar formas de animales.

Parece un pato que acaba de comenzar el vuelo, pero en realidad es una orquídea que crece en Australia. Popularmente se la conoce como pato volador, aunque su nombre científico es Caleana major. Mide apenas dos centímetros y aparece en ramilletes de 3 o 4 sobre el mismo tallo. La poliniza una avispa, que intenta aparearse con la flor. Esta pseudocópula sólo beneficia a la planta, que logra que su polen se quede adherido al insecto. Cuando la avispa vuela en busca de otra pareja, hace de celestina y deja su polen en la siguiente planta. Es la táctica que utiliza la siguiente orquídea. Los hay despistados…

(Con información de Gerardo Torres, experto en Orquídeas del Real Jardín Botánico de Madrid).

Orquídeas seductoras

Diez flores que no son lo que parecen

La avispa de la imagen confunde a la orquídea “abeja” con una hembra de su especie.

A esta orquídea se la conoce popularmente como orquídea “abeja” por su aspecto. Su nombre científico es Ophrys speculum. En realidad aparenta ser la hembra de una especie de avispa denominada Campsoscolia ciliata.

Diez flores que no son lo que parecen

Wikipedia
Esta orquídea también se conoce como espejo de Venus

El labelo inferior de la flor tiene un aspecto muy parecido en tamaño, forma y vellosidad a la hembra de la avispa. Los machos se confunden con mucha frecuencia y van de flor en flor en busca de una pareja de verdad. La incauta avispa en cada viaje transporta el polen a otra planta. Esta es una estrategia frecuente en el género Ophrys. La orquídea, mendiante este mimetismo tan perfecto, logra aprovecharse de los insectos que las polinizan sin ofrecerles nada a cambio, como néctar o aceites.

Esta planta florece de enero a mayo y se puede encontrar en toda la Península y Baleares.

Hombrecillos en miniatura

Diez flores que no son lo que parecen

Naturewonders.org
Las flores de algunas orquídeas tienen forma de pequeños hombrecillos.

Algunas orquídeas tienen forma antropomorfa. En este caso es por pura casualidad. Es el caso de Orchis itálica (en la imagen). Se conoce también como orquídea del hombre desnudo, por la forma de su labelo, que se divide en tres lóbulos: Dos de ellos más estrechos (los brazos) y el central, más ancho, dividido a su vez en otros tres flecos, con el central mucho más pequeño y fino que los laterales (piernas). Se distribuye por Europa mediterránea, Oriente Medio y norte de África. La podemos encontrar en primavera, en la mitad norte de la Península, y florece desde marzo hasta junio. El color de sus flores puede variar desde blanquecino hasta púrpura.

Diez flores que no son lo que parecen

Wikipedia
Los “brazos” más largos diferencian esta orquídea de la anterior

Las flores de Ophrys simia tiene una forma similiar, pero con los “brazos” más largos, de ahí el nombre (simia).

La orquídea con cara de mono

Diez flores que no son lo que parecen

Jardineriaon
Esta Dracula simia tiene un aspecto feroz. Tal vez con ello consigue asustar a quienes quieran cogerla…

Una de las orquídeas más sorprendenes son las del género Dracula. Algunas, como la Drácula simia, tienen formas caprichosas, que semejan la cara de un mono. Le dio nombre el botánico Luer en 1978, cuando la descubrió en Los Andres (Ecuador). Florecen a 2.000 metros de altura.

El nombre del género Drácula se debe a los dos largos espolones (sépalos), que recuerdan los colmillos del famoso vampiro. Y el de la especie, simia, no cabe duda, tiene que ver la cara que aparece en su interior.

Una nariz sorprendente

Diez flores que no son lo que parecen

Esta Drácula simia tiene tiene una “nariz” simiesca de lo más lograda

Drácula simia ofrece variaciones sorprendentes. Al “rostro” de este mono vegetal no le fata ningún detalle, incluida la nariz. Pero hay otras que la superan…

Monos en una maceta

Diez flores que no son lo que parecen

El interior de la flor está cubierto de una especie de pelo

Dracula saulii es de lo más peculiar. Es un descubrimiento reciente, de 2006, y proviene de Perú, también en la cordillera de Los Andes. Se pueden cultivar y parecen caras de mono colgando de una maceta.

Una flor amenazada, por su forma de paloma

Diez flores que no son lo que parecen

En el interior de esta flor se esconde una paloma

Originaria de Ecuador, Colombia y Panamá, esta planta, denominada Peristeria elata, está en peligro de extinción. Se la conoce también como flor del Espíritud Santo, por la forma de su su labelo que parece una paloma. Su olor se parece mucho al de la cerveza. Su aspecto atractivo la hace vulnerable.

Cacatúa volando

Diez flores que no son lo que parecen

Esta flor llamó la atención del botánico que la describió por su aspeto de cacatúa volando.

Impatiens psittacina tiene una curiosa forma cuando se la mira de perfil. Pertenece a la familia Balsaminaceae y precisamente fue su aspecto lo que atrajo la atención del botánico que la describió, Joseph Dalton Hooker, al que le pareció una “cacatúa en vuelo”. Se encuentra en Tailandia, Birmania y la India. Hay quien se pregunta en internet si es un montaje de photoshop. Sólo hay que captarla en el ángulo adecuado.

Otra curiosidad: el nombre del género, Impatiens (impaciente), hace referencia a que las vainas explotan al tocarlas cuando las semillas están maduras en su interior.

La orquídea martillo

Diez flores que no son lo que parecen

wikipedia
Esta planta con forma de martillo es muy fiel a una avispa que la poliniza

Conocidas como orquídeas martillo, por su forma, los miembros del género Drakaea sólo pueden ser polinizados por una especie concreta de avispa. La orquidea se asemeja a las hembras y los machos vuelan directos hacia ella.

También puede considerarse un test de Rorschach natural, porque hay quien ve otras cosas…

Piedras que florecen

Diez flores que no son lo que parecen

wikipedia
El arte de la imitación está muy logrado en estas plantas de África, que se confunden con las piedras

Miradas desde lejos, cuesta distinguir a estas plantas de las piedras que las rodean. Su nombre genérico refleja esa dificultad: Lithops. (“lithos”, piedra, y “ops”, forma). Comúnmente se las conoce como piedras vivas o piedras flor. Pueden encontrarse en floristerias como ornamentales, porque su cultivo es fácil. Son plantas especializadas para almacenar agua, y proviene de África.

Fueron descritas en 1815, en el “Catalogus geographicus”, por el botánico inglés John William Burchell. Son casi idénticas a las piedras del lugar donde viven. Con este camuflaje evitan que los animales se las coman. Cuestión de su supervivencia.

Tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *